11 oct. 2012

Planes de prevención del delito




Me acuerdo que un año acudí a un seminario o mesa redonda que trataba sobre los planes de prevención del delito donde se hacía referencia a varias cuestiones como la prevención de conductas antisociales, prevenir la inseguridad ciudadana, planes de prevención del delito desde la perspectiva policial concretamente.....y otros.

Es demasiado amplio este tema del delito ya que hay muchísimos puntos donde poner nuestra atención ¿por donde empezar? ..... prevención de conductas antisociales, prevención frente a disuasión de la delincuencia tanto en las calles con los hurtos, robos, agresiones, terrorismo, asesinatos tanto en las casas particulares donde podemos encontrar gran numero de abusos sexuales, maltrato infantil, violencia de género o simple impago de impuesto. Delitos podemos encontrar además de en las calles y casas, en los negocios e incluso delincuencia transnacional con el contrabando, tráfico de seres humanos o crímenes de guerra.

Todo ello nos produce un pánico moral sobre la delincuencia y la inseguridad donde encontramos los delitos graves con participación de extranjeros, jóvenes u otros que dan lugar a una construcción mediática espectacular produciendo una distorsión y miedo que deriva en una alta demanda por parte de la población de seguridad y soluciones penales a los problemas sociales. Creo que todos nos encontramos en situación de victimas, ya que éstas tienen que ser vulnerables y con cierta indefensión, y poseer algo deseable por el agresor para que éste actúe. Lo peor es que la víctima sufre daños, y en el peor de los casos la muerte. Ello es lo que aterra a la ciudadanía.

Se habla mucho de la prevención sistémica inter-contextos donde pone en relación directa a la escuela-crianza familiar, familia-mercados de trabajo, comercio-seguridad en las calles, acción policial-colaboración ciudadana, y castigo penal con los controles informales.

Desde la perspectiva policial los requisitos para el plan de prevención del delito son la creación del mapa delictivo de la ciudad, coordinación de fuerzas y cuerpos de seguridad, eliminación de las fuentes de inseguridad ciudadana, coordinación vecinal, afianzamiento de la actuación policial, reforzamiento de la seguridad con los medios de comunicación, aumento de recursos humanos en materia de seguridad ciudadana, y reformas legislativas. Yo haría gran hincapié en esta ultima ya que a mi juicio veo muchas injusticias y no suficiente medidas de seguridad en personas que han cometido un delito grave, están poco tiempo relativamente en prisión y los dejan libres de nuevo, y son riesgo de volver a reincidir en ese delito.

A nivel práctico el aumento criminal constituye una preocupación ciudadana. La prevención tiene por objeto garantizar la paz social. Cada vez más un importante sector de población exige un sistema más eficiente equiparable a un sistema penal duro con el aumento de endurecimiento de las penas, el aumento de número de policías, aumento de detenidos, y aumento de sanciones por infracciones administrativas.

Pienso que un sector de interés es el de la prevención de delincuencia juvenil con medidas basadas en la
prevención antes que la represión, diversificar la reacción penal con medidas y penas flexibles, entre otras. La delincuencia juvenil es uno de los fenómenos sociales más importantes que las sociedades tienen planteados, y es uno de los problemas criminológicos internacionalmente preferidos desde el siglo pasado según he podido informarme, ya que las manifestaciones de la conducta que llaman socialmente la atención de forma negativa pueden observarse mejor entre los jóvenes que en la población adulta. Además, es importante tratar la delincuencia juvenil de hoy como posible delincuencia adulta de mañana. La delincuencia juvenil es un fenómeno de ámbito mundial, pues se extiende desde los rincones más alejados de la ciudad industrializada hasta los suburbios de las grandes ciudades, desde las familias ricas o acomodadas hasta las más pobres, es un problema que se da en todas las capas sociales y en cualquier rincón de nuestra civilización. Para la prevención haré una pequeña anotación de las características más comunes de esta juventud que es la impulsividad, con afán de protagonismo, con fracaso escolar, consumidor de drogas normalmente, baja autoestima, familia desestructurada en gran parte de los casos, falta de afectividad, agresivo y sin habilidades sociales con poco equilibrio emocional, inadaptado y frustrado.

En definitiva los planes de prevención deben ser dinámicos y modificables en cualquier momento, deben aunar los esfuerzos de todas aquellas personas y cuerpos de seguridad que los vayan a llevar a cabo. Se entiende que deben tener un objetivo general, y otro especifico, determinar las fases de ejecución que trata del tiempo determinado para llevarlo a cabo, el operativo de servicio que son los recursos, fijar las zonas de prevención preferente (barrios más susceptible de delincuencia), y por ultimo y no por ello más importante la evaluación, que es la que nos va indicar si todos los pasos anteriores han siso satisfactorios para conseguir el objetivo, o por si el contrario los resultado no son los esperados y por tanto hay que dar un vistazo hacia atrás para ver dónde está el fallo a corregir.

La inseguridad ciudadana surge como un fenómeno y problema social en sociedades de un diverso nivel de desarrollo económico, múltiples rasgos culturales y regímenes políticos de distinto tipo. No existe una taxonomía general que permita identificar rasgos uniformes vinculados a las características que asume la inseguridad o distinguir tipos de sociedades que presenten el problema en forma exclusiva, siendo en definitiva una condición que comparten cada vez más un gran número de países en todo el mundo.

Es una situación que viene presentándose desde los últimos veinte años cada vez con mayor frecuencia, observándose una tendencia a diferenciar el tratamiento clásico de la delincuencia y que permite estructurar sistemas de seguridad ciudadana. En ese sentido se abre una nueva dimensión frente al tema de la delincuencia, que incluyen procesos sociales distintos a los que determinan la actividad delictiva, y pasar a observar los procesos y capacidades de la sociedad civil para efectuar acciones preventivas. La sociedad actual pone en relevancia las condiciones sociales de incremento de las tasas de criminalidad y la elevación de la tasa de temor, “miedo a” en términos de "inseguridad" colectiva y han planteado la necesidad de enfrentarla lo que obliga a considerar las interacciones entre las diferentes estructuras de la sociedad actual y mas coordinación entre los profesionales o haciendo necesario superar las tradicionales formas de coordinación social, pues no existe ahora mismo ninguna forma centralizada. Teóricamente pienso que se debería elaborar una respuestas en forma de ley, un nuevo sistema, u otros para combatir la delincuencia, en este sistema habría que haber una coordinación directa con base de datos donde cualquier individuo peligroso o con antecedentes penales haya donde se encontrase en nuestro país saber los profesionales las causas que se le imputan en otra comunidad autónoma.

La inseguridad ciudadana puede prevenirse a través de la identificación de los problemas, análisis sobre la actuación más adecuada para solucionarlos, ver la respuesta que se aplica y si las estrategias dan un porcentaje favorecedor, y por último la evaluación con el fin de determinar si la estrategia ha resuelto el problema.

Hoy por hoy pienso que un factor importantísimo que impulsa la necesidad de esta coordinación y cambio de algunas leyes lo tienen los medio de comunicación como son la prensa, la radio y televisión que dedican mucho tiempo y espacio a los sucesos de delitos, seguimiento de aclaración de crímenes, y otros delitos que conllevan violencia con victimas afectadas. Nos informan de sucesos que ocurren muy lejos de nuestros hogares tanto a nivel nacional como internacional aunque pienso que lo que más preocupa a la población es el incremento de todo tipo de delincuencia que está habiendo estos últimos años en nuestro país, y a mucha gente ya hasta en su mismo barrio está observando ese incremento, lo cual asusta mucho a la opinión pública, ese sentimiento de inseguridad, ese pensamiento de que “podría haber sido yo” o “igual el siguiente soy yo”.

Tenemos mucha información relevante para ver la necesidad de tener nuevas visiones criminológicas. No tenemos que pasar, tolerancia cero y endurecimiento de las penas.

Por último anotar que siempre me ha encantado la frase “si solo hacemos lo que siempre hemos hecho . . . . . solo conseguiremos lo que siempre hemos conseguido”. Yo estoy muy de acuerdo con ello ya que tenemos que tener en cuenta que hemos de cambiar nuestros sistemas de medidas, prevención y acción a medida que las necesidades sociales cambian y según recursos disponibles (con lo avanzada que esta la sociedad sobre todo a nivel tecnológico creo que estas adaptaciones a nuestro sistema podrían ser posible, y a corto plazo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario